lunes, agosto 29, 2005

DEMONIOS DE HUMAREDA

Un rojo cielo, un verde fauces
Un prostíbulo, una Parada glamorosa
Donde viviste, dipsómano ángel desterrado a los tonos grises
A tu botella y cigarros baratos
Amarillo delincuencia, blanco hueso humo de pasta

Solo tú retrataste a los ángeles
Sin necesidad de morir
-a veces la muerte es una farsa-
Violeta hinchado, negro amor puro
Y más azul cielo en tus ojos glaucos

Las putas encariñadas prendíanse de tus brazos
Mientras discutías con Dios sobre su cromática creación
Cómo detestabas hablar de paraísos
Porque en el tuyo eras el rey, en un miserable hotel de la parada

Celeste pan sin boca, marrón cerros tuyos
Carcomidos por Lima
Exiliado junto a los ángeles que han perdido la razón
Coronado de espinas
Pintando una litografía
De la más hermosa de todas las putas.





1 comentario:

Miguel Ángel Vera De La Haza dijo...

Un poemón rudy, está de puta madre