viernes, setiembre 16, 2005

ACTEÓN BACO Y TIRESIAS...


Prisionero de alegres sinfonías
Domador de ratas sabias y bien perfumadas
Acteón se pasea por la ciudad junto a Baco, Tiresias y
Odiseo

El viejo Tiresias no pudo ver su futuro
Odiseo acabó contando su vida en colegios fiscales
Baco terminó en el Betty Ford Center –sucursal Lima-
La ciudad corre a su encuentro, no le roba, no le escupe su Demencia
Cada tarde planta una orquídea de éxtasis
Las niñas le sonríen sin saber la tragedia que oculta
Su rostro afeitado y aún joven
Acteón ya no escapa de sus propios perros
Ya no recuerda nada de su pasado mitológico
Producto de los electrochoques o los sedantes azules que domaban su rabia
El humo salía de la morada de los dioses
Y los dioses se volvieron melancólicos, según un viejo mito
Huyeron a los bosques para no ser linchados
Acteón no recuerda el insomnio ni la melancolía
Saborea la magia de caminar por Lima
Saborea sus 25 miligramos de Prozac
La felicidad industrializada, el último día de la semana.

1 comentario:

Gaby dijo...

Tus poemas son muy bueno pero siempre repites algunas palabras varias veces.
Trata de ver bien ese aspecto.
Espero que me hagas caso.}Y si puedes escribe otro para que lo lea.